Un espía en la marina británica

   Capitán de marina mercante Carlos Benchetrit

 

Un espía en la marina británica

 

A comienzos del mes de abril de 1982, Benchetrit comandaba el ELMA  Río de la Plata, en un viaje por el norte europeo.
El 5 de abril, navegando en aguas internacionales próximas a la costa inglesa, captó una transmisión de la televisión británica mostrando la salida de los portaaviones Invincible y Hermes. Gran parte de la flota reunida por los ingleses se concentró en la Isla Ascensión.

 

 

A comienzos del mes de abril de 1982, Benchetrit comandaba el ELMA  Río de la Plata, en un viaje por el norte europeo.
El 5 de abril, navegando en aguas internacionales próximas a la costa inglesa, captó una transmisión de la televisión británica mostrando la salida de los portaaviones Invincible y Hermes. Gran parte de la flota reunida por los ingleses se concentró en la Isla Ascensión.

 


El 19 de abril, el Río de la Plata navegaba hacia Buenos Aires, cuando recibió un telegrama cifrado de ELMA, el cual decía que debía ir a la Isla Ascensión para hacer avistajes. Además debía mantenerse alrededor de 18 kms. de distancia por su seguridad.
El 23 de abril, el Río de la Plata llegó a la isla. Había alrdedor de 15 buques, y ninguno advirtió la presencia del mercante argentino. Como los barcos ingleses tenían un alcance largo en sus comunicaciones, entraron en la banda VHF, donde se podían escuchar las conversaciones de barco a barco. También colocaron un grabador para poder grabar lo que decían, y de esa forma se pudo saber que es lo que hacían.
En aquella travesía el marino no estaba solo, lo acompañaba un segundo oficial, Armando Busto, quien conocía sobre buques de guerra y su hija.
Habiendo enviado un mensaje cifrado con todos los datos, Benchetrit dirigió su nave a Buenos Aires. Pero la historia no había terminado.
Tras haber dejado la isla, el capitán recibe un nuevo telegrama de ELMA, donde se le ordenaba regresar a la isla para obtener nuevos datos de los buques británicos, y de ser posible, fotografiarlos.
Esta vez debían estar más cerca que antes. Por eso trataron de camuflar el Río de la Plata para que pensaran que era un pesquero.
Se acercaron hasta 4 kms. de los buques ingleses, donde fotografiaron todo lo que pudieron. Entre otras vieron a la fragata Antelope, al Sir Galahad, al Sir Tristan, al Canberra, que era sobrevolado continuamente por los helicópteros Sea King.
Más tarde los helicópteros comenzaron a sobrevolar por encima de ellos.

 

 

 

Cuando se advirtío la presencia del Río de la Plata, los ingleses dieron la alarma general. Los helicópteros sobrevolaban sobre ellos, por lo que Benchetrit, recogió todos los materiales y datos que habían recopilado en una bolsa dispuesto a fondearlos ni bien aborden el barco.
Al retirarse, con la preocupación de ser atacados, marcharon rumbo a Montevideo.
Luego se dirigió a Buenos Aires, donde entregó el material recolectado.
El departamento de Inteligencia Naval de la Armada le entregó un plato con una inscripción y un diploma, en reconocimiento de su gran tarea.

 

 

 

Aunque parezca mentira, Benchetrit y sus acompañantes no fueron reconocidos como veteranos de la guerra de Malvinas.