Copyright 2019 - Custom text here

CAPITULO XXIII - VIGIAS EN RUIZ DE PUENTE

Comodoro (R) Carballo Pablo Marcos

Compendio de “Dios y los Halcones” y “Halcones sobre Malvinas”,
del mismo autor

 CORDOBA, AGOSTO DE 2004

 CAPITULO XXIII - VIGIAS EN RUIS DE PUENTE

En la orilla oriental del estrecho San Carlos había Oficiales y Soldados pertenecientes a la Base Aérea Militar "Cóndor", cuyo asiento era Darwin, que cumplían funciones de observadores adelantados. Tenían como misión notificar los movimientos del enemigo y avisar cuando comenzaran un cañoneo a las posiciones propias.

Ellos presenciaron muchos de los ataques de la Fuerza aérea Argentina y aquí tenemos uno de esos testimonios.

Relatan: Alféreces Egurza y Daghero.

Nosotros operábamos bajo la jurisdicción de la Base Aérea Militar Cóndor, a cargo del Vicecomodoro Pedrozo, establecida en Pradera de Ganso, zona de Darwin, como observadores Aéreos.

Realizábamos esta tarea los Alféreces Blazquez, Sassone, Gazo y nosotros: Alféreces Egurza y Daghero.

Ocupábamos el día 21 de mayo dos posiciones, una ubicada sobre el canal de entrada al Puerto de Goose Green a cargo del Alférez Daghero con el indicativo "Biguá ", con el soldado José Luis Morales y otra al norte de Goose Green en la que me encontraba yo, Alférez Egurza con el soldado Juan Domingo Coronel con el indicativo "Roca".

Siendo las 08:00 horas, divisamos entre la bruma la silueta de un buque. Inmediatamente avisé a "Nido" (Base Aérea Militar Cóndor) con mi equipo liviano de comunicaciones. Media hora después, cuando se disipó algo la bruma, pude identificarlo con mi anteojo de campaña y con la ayuda de algunas fotografías de perfiles de barcos. Reconocí que era una fragata del tipo "Amazon". Su radar al girar destellaba con los primeros rayos del sol. Rato después pasaron tres barcos más sin poder precisar de qué tipo eran.

No recuerdo exactamente a qué hora de la mañana apareció una nueva fragata que se colocó a unos 2.500 mts. De mi posición. Evidentemente cumplía funciones de cobertura a otro buque de mayor capacidad de fuego que estaba más lejos. Se inició fuego naval hacia Ganso Verde y Darwin.

El lugar en donde yo me encontraba se llama "Cantera".Durante horas estuvieron cañoneando las posiciones de la “B.A.M.Cóndor”, por lo que, en base a lo observado por nosotros, se le avisó al Comando para que enviara un ataque aéreo.

Alrededor de las 13.00 hs. me sorprendió un A-4B Skyhawk (característico por su color verde oscuro mimetizado), el que inició un solitario ataque contra nuestro "verdugo" desde el suroeste.

Vimos con el soldado Coronel cómo desde la fragata comenzaban a tirarle y cuando estaba próximo a la misma cómo lanzaba su bomba, que pegó con impacto directo cerca de la proa.

Pasó luego muy cerca de las antenas del buque y se alejó en viraje suave a la izquierda, hacia la orilla opuesta del estrecho.

Poco después vi aparecer varios aviones Mirage V "Dagger" que atacaron a una fragata que se encontraba más lejos de mi posición disparando sus cañones, visibles por la munición trazante, (proyectiles que se ven como rayas anaranjadas) viendo dos explosiones en la popa y la zona del puente sin poder precisar si eran productos de las bombas de los Dagger o de lanzamientos de artillería antiaérea del buque o misiles. Luego del ataque, iniciaron un viraje por derecha pasando prácticamente sobre nuestra posición y se alejaron perseguidos por los misiles.

Con escasos minutos de diferencia habíamos tenido la oportunidad de ver dos ataques precisos y mortíferos que acallarían para siempre los cañones de las fragatas. La fragata atacada por el A-4B comenzó a girar en redondo, como un perro que quiere morderse la cola, evidentemente con el timón averiado. Luego de un tiempo se detuvo.

Otra fragata vino y se le colocó al lado, tocándose ambos puentes mientras la atacada despedía una densa columna de humo negro. Parecía que quería empujarla o enderezarla porque estaba algo escorada. Mientras trasbordaban la tripulación, 3 helicópteros Sea King volaban a prudente distancia, quizás como medida de seguridad por si se hundía.

Luego fue abandonada por el resto de la flota, navegando muy lentamente impulsada por la corriente hacia el centro del canal. Ardió durante toda la tarde y parte de la noche. Cuando bajó la niebla, nuevamente la perdí de vista. Solamente se divisaba el resplandor de las llamas.

Al otro día a la mañana, aproximadamente a las 08:00 horas estaba totalmente quemada, a las 08:30 horas comenzó muy lentamente a hundirse de popa. El soldado Coronel comenzó a gritar por la radio

- "¡Nido - Roca, la fragata se va, se va!".

El Vicecomodoro Pedrozo preguntó

—"¿Hacia dónde va soldado, hacia el norte del estrecho o hacia el sur?"

—"¡¡A pique se va, señor!!!"

Efectivamente, aproximadamente a las 09:00 horas desapareció totalmente de la superficie del agua con su proa apuntando al cielo.

La Bahía quedó en unos minutos calma, sin el menor vestigio de esa mole de acero que había sido uno de los orgullos de la Armada Inglesa.

f t g m