Un plan de Salud Especial para Excombatientes


Clarín, Sábado 6 de abril de 2002, Buenos Aires, Argentina

MALVINAS 20 AÑOS DESPUES:
UN PLAN DE SALUD ESPECIAL PARA EXCOMBATIENTES

Psiquiatras y veteranos, juntos para salvar vidas

Nació quince años después de la guerra. Desde entonces, evitó muchos suicidios.
Una línea telefónica que responde durante las 24 horas.
Es un número que ha salvado muchas vidas: 0800—999—8348. Se puede llamar desde cualquier lugar del país y durante las veinticuatro horas. Entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde, responde un veterano de Malvinas, nadie mejor que él para comprender las angustias de un compañero.
El salvador "0800" es sólo una parte del Plan de Salud Mental para Veteranos de Malvinas que empezó a gestarse entre 1996 y 1997, impulsado por los propios ex soldados que veían como crecía año a año el número de suicidios entre excombatientes. También recibió el impulso del Banco Provincia y del entonces ministro de Salud de la provincia, Juan José Mussi.

Para saber qué le pasa a un veterano de guerra, este equipo de investigación habló con el titular de Salud Mental de la provincia, Julio Ainstein, con la licenciada Graciela Palermo y con la doctora Silvia Bentolila, responsable del plan en el Hospital Paroissien de La Matanza.

El equipo médico trabaja en comunión con los veteranos llamados "facilitadores", encargados de persuadir a un camarada de que cargar con la posguerra se hace más liviano si se cuenta con ayuda profesional. Esos profesionales son especialistas en tratar el síndrome de estrés postraumático (SEP), común a casi todos los veteranos de todas las guerras. Según los profesionales:

Alguien que padece SEP revive permanentemente esos hechos traumáticos. Ya sea dormido o despierto. Una persona que ha estado en una guerra, escucha el escape de un auto y no puede discriminar entre esa realidad y sus recuerdos. Y vuelve a sentirse en combate.

Otros pacientes tienen trastorno de pánico. La sensación de que se van a morir, de que algo les va a estallar dentro. Empiezan a respirar cada vez más rápido hasta alterar cierto equilibrio interno y quedan casi paralizados.

Los casos más difíciles de detectar son los de las personas que se aíslan, que evitan todo lo que les recuerde la guerra, los camaradas caídos. Ponen todo "bajo una alfombra psíquica" y en un momento determinado llegan al suicidio. Son los casos en los que se escucha a los familiares decir: "Parecía tan bien. Nunca dijo nada, Creíamos que lo había superado todo...".

El SEP es una de las enfermedades con más índices de suicidios en la psiquiatría. Junto con la depresión profunda conducen al alcoholismo, a las adicciones a las drogas lo que aumenta el número de suicidios.

El SEP se produce cuando una persona vive una experiencia que pasa los límites de tolerancia de la psiquis. En el caso de Malvinas, había además un mandato de silencio. Y esos suicidios eran una forma de romper ese silencio..

En general, un veterano de guerra vive en híper alerta: cualquier estímulo es amenazador. El mundo es amenazador. Incluso nosotros los médicos, somos parte de ese mundo amenazante. Por eso es tan importante que participen con nosotros otros veteranos: porque el excombatiente siente que sólo alguien que pasó por lo mismo que él puede entenderlo. Muchos, incluso, padecen la culpa de haber sobrevivido a la guerra..

Otros síntoma, esto ya para cualquier persona que padezca SEP, es que se tornan irritables, agresivos, violentos: no controlan sus impulsos.

Tienden al suicidio porque esa vida se les hace intolerable. A los veteranos de Malvinas se suma la desesperanza, la desesperación, la exclusión, el desempleo.

Nuestro plan de salud trabaja en grupos terapéuticos y, si es necesario en casos graves, con una internación especial a la que puede venir la familia. Muchos de los pacientes a quienes internamos, hubieran terminado en suicidio, porque eran casos de alto riesgo. Pero no hubo suicidios.