Guerra de Malvinas

El descubrimiento

No está probado, pero es bastante probable que las Islas Malvinas hayan sido descubiertas por el marino italiano Américo Vespucio en el mes de abril de 1501.

Los datos aportados por las cartas de navegación parecen indicar que Vespucio avisto la zona sudoeste de las Islas Malvinas.

Las Malvinas ya figuran en los mapas de Schoner de 1515 y 1520 y en el de Waldseemüller, también del año 1520, que fueron editados en Alemania.

En este mismo año de 1520, Hernando de Magallanes, navegante de origen portugués al servicio del Rey Carlos I, se dirige al sur de América en búsqueda de un paso que uniera el Atlántico con el Pacifico y a través del cual se pueda llegar a la Isla Molucas. Cuando se encuentra bastante cerca del estrecho su tripulación se amotina; pese a esto el viaje sigue y el 1° de noviembre es descubierto el estrecho. Cabe la posibilidad de que las naves hayan tocado en las Malvinas.

El descubrimiento se hizo dentro de la zona que corresponde a España según lo determinado por el tratado de Tordesillas.

También es probable que haya sido avistado por el capitán Esteban Gómez cuando deserto de la expedición y decidió retornar a España, Este sigue el camino más corto, atravesando el Atlántico en dirección al Cabo Buena Esperanza y, a unas rescientas millas de la Patagonia, divisaría las Malvinas.

Pigafetta, cronista de la expedición de Magallanes, las dibuja en su mapa. En el año 1527, Diego Ribero, cartógrafo de Carlos I, siguiendo las indicaciones de Gómez, dibujas las Islas en su Carta Universal y les da el nombre de San Antón.

En el año 1541 aparecen con el nombre de Sansón y Los patos en la carta geográfica de Alonso de Santa Cruz.

Se ha afirmado que la expedición de Loaysa en 1525 y la de Alonso de Camargo en 1540 recorren la zona y afirman los derechos de España. Pero esas afirmaciones no han sido totalmente probadas.

Lo que sí es mucho más inseguro que hayan sido visitas por los marinos ingleses John Davis, en 1592 y Richard Hawkins, en 1594, que recorrían las costas de Sudamérica y saqueaban las colonias españolas. Sus descripciones, imaginarias y contradictorias, fueron rechazadas por los mismos ingleses.

Legamos finalmente a la expedición Holandesa de Mahu y Cordes, llamada de los "cinco buques de Rotterdam". Su fin era el de obtener riquezas mediante el saqueo de las posesiones españolas y portuguesas de las Indias. La expedición zarpa en junio de 1598 y luego de pasar por la isla Cabo Verde, muere el almirante Mahu, los barcos al mando de Cordes, cruzan el estrecho de Magallanes y entran en el océano Pacifico en septiembre de 1599. Cordes y varios de sus compañeros son atacados por los araucanos en la costa chilena y son derrotados, donde solo logra escapar el navío Geloof, al mando de Sebald de Weert, vuelve a Holanda siguiendo la ruta del Atlántico.

El 24 de enero de 1600, Sebal de Weert descubre y ubica fehacientemente las islas. El hecho fue consignado en el diario de viaje, y el archipiélago recibe el nombre de Isla Sebald, que muchas veces es modificado por "Sebaldinas" o "Sebaldes".

Durante el siglo XVII y parte del XVIII los geógrafos respetan esta denominación y creen de buena fe que el descubrimiento es correctamente atribuido.

En el mes de enero de 1690 el capitán ingles John Stron, a bordo del navío Welfare, cruza el estrecho que separa las dos islas mayores y le da el nombre de "Falkland Sound" en memoria de lord Falkland, que era su protector. Con posterioridad los ingleses llamaran a todo el conjunto de islas con ese nombre.

La primera ocupación de las islas

La compañía francés del Mar del Sur comienza los viajes de expedición a comienzos del siglo XVII. El capitán Beauchesne con sus buques Phelypeaux, Maurepas y Bonne Novelle, al regreso del Océano Pacifico por el cabo de Hornos, divisa en enero de 1701 un islote situado al sudeste, a las que llama islas Nuevas.

Como son marinos provenientes de Saint – Malo quieren conocer mejor las islas, estas reciben el nombre de Malouines, que luego los españoles modifican por Malvinas .

En 1714, el ingeniero francés Amadeo Frezier, a bordo de la nave Mariana reconoce la zona y desembarca en las islas; en 1716 publica su "Relación del Viaje al Mar" donde las islas son llamadas Nuevas.

Primer intento de ocupación Inglesa

En 1730 comenzó la guerra de España con Inglaterra. Es así que el comodoro George Anson es enviado al Mar del Sur en 1740 con una expedición y a su vuelta, presenta un informe donde propone a las islas Falkland como fondeadero de barcos que iban a pasar por el cabo de Hornos. Lo curioso es que Anson realiza este informe sin haber visto en ningún momento las islas, pues desde San Julian sigue viaje directo al Cabo Vírgenes.

Expresa en su informe": Por su distancia del continente y su latitud, esas islas deben de clima templado. Cierto es que son aun demasiado poco conocidas para ser recomendadas desde ahora como lugar de abastecimiento para los navíos que se dirigen al cabo de Hornos, pero si el almirantazgo juzga oportuno hacerlas explorar lo podría hacer con poco gasto, enviando un solo barco apropiado para el examen que propongo.."

En 1748, siguiendo el informe de Anson Gran Bretaña expresa su deseo de realizar la exploración de las islas

Expedición organizada por Bougainville

En el año 1763 el capitán de la fragata francesa Luis Antonio de Bougainville concibe la idea de retomar las expediciones australes Francesas, es así que funda en las islas Malvinas una colonia plenamente organizada.

Este parte de Saint – Malo el 8 de septiembre de 1763 y su expedición está integrada por los navíos L`Aigle y Sphinx. Viajan con él un medico y varios obreros y artesanos con sus esposas y sus hijos hacen escala en Montevideo y llega a las islas Malvinas el 31 de enero de 1764. El 2 de febrero fondea en la isla Oriental, en la bahía que denomino Francaise o del Este (los españoles la llamarían de la "Anunciación" y los ingleses "Berkeley Sound". y allí funda el pueblo San Luis. Los franceses construyeron casas con jardines, cultivaron la tierra y encerraron el ganado en corrales.

Ya organizada la colonia Bougainville regresa a Francia a informar a su Rey Luis XV, de la ocupación de la isla. Luego organiza un segundo viaje y parte el 5 de octubre en L]Aigle .cuando llega a San Luis aprecia como a prosperado la colonia y la paz en que vive .

Organiza el tercer viaje pero se ve obligado a despacharlo sin poder ir dado a que debe ir a París para contestar protestas del gobierno español que reclama las islas Malvinas.

Bougainville reconoce los derechos de España y actúa de acuerdo con el derecho internacional al reconocer la propiedad de España sobre los territorios convenidos en el tratado de Tordesilla. Bougainville entrega el Puerto San Luis al capitán de navío Felipe Ruiz Puente, el 1° de abril de 1767.

El viaje de Byron

En el mes de enero de 1765 el capitán John Byron, con sus naves Dolphin y Thamar, desembarco en la pequeña isla Saunders y llama al fondeadero Puerto Egmont en honor al primer Lord del Almirantazgo. Una vez después del desembarco declara que las islas corresponden a la corona inglesa, en la isla solo esta cuatro días.

Como consecuencia de los informes de Byron, quien había llevado instrucciones secretas de explorar y hacer estudios geográficos y de astronomía en las islas Falkland, el gobierno ingles prepara otra expedición para volver a ocupar Puerto Egmont.

Es enviado el capitán Jhon Mc Bride con el navío Jasón para fundar un establecimiento. Llevaba instrucciones secretas que le ordenaban evitar el uso de la violencia; estas precauciones se tomaban porque los ingleses sabían ya de la existencia de Puerto San Luis. Llego el mes de enero de 1766 a Puerto Egmont y allí se instalo.

Hacia ya dos años de la presencia de los franceses en Malvinas Oriental, por lo tanto España tenía prioridad en la ocupación de la isla puyes sucedía a Francia y recibía una colonia en funcionamiento, ya que Bougainville hizo una entrega voluntaria de su establecimiento.

Esa entrega voluntaria tenía el valor de reconocimiento por parte de Francia de la soberanía de España sobre el archipiélago y como Gran Bretaña no presento objeción, se entiende como que había una aprobación tácita por parte de los ingleses.

Poco después de haberse instalado en Puerto Egmont, el capitán Mc Bride comienza la exploración de la costa y llega, en diciembre de 1766, a Puerto San Luis (llamado por los ingleses Berkeley Sound). Intima a los franceses a la evacuación de la zona alegando que la isla Falkland había sido descubierta por los ingleses. La intimación no tiene ninguna consecuencia, excepto la de que España tenga conocimiento seguro de que hay una población inglesa en las islas.

España no soporto por mucho tiempo la injuria. Desde el año 1766 el conde Aranda denunciaba los planes ingleses y aconsejaba una reacción del gobierno español. Durante el año 1767 y hasta 1769 el ministro de Marina Arriaga enviaba cartas al gobernador de Buenos Aires, Francisco Bucareli, advirtiéndole sobre el problema

Pese a que hacía dos años que los ingleses compartían con España la posesión de las islas, sus naves nunca se habían encontrado. Sin embargo en noviembre de 1769 una goleta española fue interceptada en el estrecho de San Carlos por una fragata inglesa, cuyo capitán afirmo que las islas eran posesión inglesa y no pertenecían a nadie más. Al conocer esto el capitán Ruiz Puente envía a un teniente de infantería con órdenes de intimar al desalojo de los intrusos.

El capitán Anthony Hunt, que era el jefe de Puerto Egmont, responde que las islas "pertenecen a Su Majestad Británica "mi Amo por derecho de descubrimiento, así como la ocupación". Por otra parte intima el desalojo de la zona por los españoles y les da un plazo de seis meses.

Cuando recibe la intimación Ruiz Puente le ordena a su vez el abandono inmediato del establecimiento ingles, puesto que sin el permiso del gobierno español, su legitimo dueño, nadie puede navegar ni establecerse en esos territorios.

Mientras tanto llega al Río de la Plata la orden de desalojar a los ingleses de las Malvinas. Para asegurar su cumplimiento, en octubre de 1768, parte de Cádiz una flota al mando del Mayor General de la Armada Juan Ignacio de Madariaga.

Madariaga que trae datos más precisos sobre puerto Egmont (estaba en los 52° 22’ en el sector occidental de las Malvinas) llega a Montevideo el 3 de enero de 1769.

El gobernador Bucareli tarda más de una año en iniciar las operaciones militares que se le había ordenado con mucha urgencia.

El gobernador que conocía ya la ubicación exacta del establecimiento ingles, envía una expedición a las órdenes de Francisco de Rubalcava, con el fin de reconocer la colonia y desalojar a los ingleses. La flota, constituida por tres barcos, parte de Montevideo en enero de 1770 y en febrero llega a Puerto Egmont. Rubalcava protesta porque la ocupación es contraria a los tratados de paz que impiden introducirse en dominio ajeno. El capitán Hunt responde una vez más que las islas pertenecen a Su Majestad Británica por derecho de descubrimiento.

De inmediato Bucareli ordena el envío de otra expedición más fuerte. Madariaga sale de Montevideo al mando de cuatro fragatas y dos buques menores el 11 de mayo y llega el 6 de junio a puerto Egmont.

El capitán Hunt había vuelto a Inglaterra y quedo en su lugar el capitán Guillermo Maltby, al mando de la fragata Favorite. Madariaga intenta persuadir a los ingleses de abandonar el puerto, pero ante la negativa, envía un ultimátum al capitán Maltby y al capitán George Farmer, quien gobernaba el fuerte, se obtiene una nueva negativa.

El 10 de junio, ante la actitud obstinada de los ingleses, las fragatas españolas abren fuego de cañón sobre el fuerte y los barcos. Tras la lucha la fragata se rinde y el fuerte izo la bandera blanca. Las condiciones establecidas por Madariaga fueron moderadas, ya que los ingleses retirarían sus pertenencias y podían tener los víveres necesarios, pero no podían zarpar hasta que lo dispusiera el gobernador Ruiz Puente.

Madariaga se dirige a España para informar de la expulsión de los ingleses de las islas.

Es esta la primera victoria conseguida por los españoles contra los ingleses en América del Sur.

Como consecuencia de esta expulsión, Inglaterra presenta una protesta ante el Rey Carlos III, al que exige el desagravio y las reparaciones pertinentes. Simultáneamente retiraba su embajador de Madrid y amenazaba con la guerra. España pide ayuda a Francia quien le aconseja negociar con Inglaterra.

Para evitar la guerra, el gobierno español firma un acuerdo en enero de 1771 que lo obliga a desautorizar a Bucareli y devolver en forma temporaria Puerto Egmont a los ingleses. Se establece, por otra parte, que el tratado no afecta en nada el tema del derecho anterior, de soberanía sobre las Islas Malvinas.

Además, un pacto secreto estableció que Puerto Egmont seria desocupado por los ingleses en forma definitiva en un término de tres años, cosa que ocurre el 22 de mayo de 1774.

A partir de 1774, en que se produce la evacuación inglesa de Puerto Egmont, España ejerce sin interrupción todos los actos inherentes a su soberanía sobre el archipiélago. Mantiene su guarnición en Puerto de la Soledad (el antiguo Puerto Luis) mediante la comandancia marítima de Montevideo, hasta que ordena su retiro en 1811.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar