La Primera Visita

Guerra de Malvinas

 

 

La Primera Visita

Se proporciono a Davidoff y sus hombres de las "tarjetas blancas" que constituía la documentación bilateral en los tratos de ambos países en la región del Atlántico Sur, según los Acuerdos de Comunicación de 1971.


El 16 de diciembre dos días antes de que General Galtieri remplazara al General Viola en la Presidencia, Davidoff partió de Buenos Aires a bordo del Almirante Irizar, al comando del capitán Cesar Trombetta. La nave llegó el 21, y Davidoff realizó su inspección de la estación ballenera de la Bahía Stromness.
 

Aunque Davidoff solicitó autorización, el modo en que la Armada lo transporto no podía calmar las sospechas británicas. Davidoff notifico de la fecha de su partida a la embajada británica en Buenos Aires (la carta llego después de zarpar) la misiva no solicitaba permiso para el Almirante Irizar. También envío un télex a Salvesen que, al día siguiente, 17 de diciembre, retransmitió el mensaje al Gobernador Hunt. En ruta el Almirante Irizar mantuvo silencio de radio.

Cuando el grupo británico de investigación descubrió que se había realizado la visita, el Almirante Irizar ya había zarpado. El magistrado visitó Leith el 23 de diciembre, y encontró rastros de la visita argentina, incluso una pared sobre la cual había una leyenda "Las Malvinas son Argentinas" con fecha 20 de diciembre. La noticia fue enviada al gobernador Hunt y él a su ves la retransmitió a Londres el 31 de diciembre.

El Foreign Office no sabia muy bien como afrontar el incidente. Se ordenó a Hunt que si Davidoff reaparecía se le obligaría a respetar las formalidades. Pero no debía iniciarcele un proceso, pues ello "amenazaba provocar un incidente mas serio, que podía agravarse y llevar a resultados imprevisibles"

Londres ordena al embajador británico, que presentase una protesta formal. Cuando dos días mas tarde abordo al Ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, se le contesto que el Ministerio ignoraba totalmente el incidente, y que se lo investigaría.

Cuando se obtuvo más información, confirmando la visita, el 3 de febrero se le ordeno que nuevamente presentara una nueva queja formal. Seis días mas tarde y unos cincuenta días después de cometida la falta, presento la queja. El embajador Williams advirtió que había sido una violación de la soberanía británica, y que si se observaban nuevos intentos de desembarcos sin la debida autorización, el gobierno británico se reservaba el derecho de adoptar las medidas necesarias. Nueve días después el Ministeri

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar