La segunda visita de Davidoff

Guerra de Malvinas

La Segunda Visita

El 18 de marzo el Bahía Buen Suceso llego a Leith y comenzó a descargar suministros, nuevamente la nave navego en silencio de radio y no se detuvo en Grytviken, sino que paso directamente a la Bahía Linth. El contrato de Davidoff destacaba la necesidad de observar los aspectos legales, y esta cuestión había sido reafirmada por la protesta británica que siguieron a la visita de diciembre. Es posible de Davidoff supusiera que como esta vez había hecho lo que antes no había atinado hacer – notificar de antemano a la embajada británica – no había problemas.

 

La Armada argentina ciertamente conocía las reglas relacionadas con las islas; era parte del código de navegación. , su intención no tuvo un carácter provocativo, es posible que el capitán decidiera desentenderse de esa norma. _Tenia un calendario ajustado y las Georgias del Sur eran en cierto modo un desvío, y aun debía cumplir su itinerario original. Es igualmente probable que le pareciese desagradable la idea de detenerse oficialmente en Grytviken cuando el territorio era materia de disputa. La Armada Argentina no había estado antes de la visita de Davidoff, de modo que no existían precedentes. La protesta británica, había llegado tarde y fue rechazada por el Ministerio Exteriores.

Por su parte Davidoff había asegurado que los británicos estaban al tanto de la visita. Es posible que es haya tenido la esperanza de que la nave pudiera llegar a destino y poder descargar los trabajadores y sus provisiones, para luego zarpar sin ser detectado como en la primera visita. De allí el silencio de radio.

Cabe aclarar que si la Armada deseabas instalar una presencia prolongada, la conducta era absurda desde el punto de vista táctico. No era necesario comportarse como intruso y si los aspectos legales hubiesen sido cumplidos, la Operación Alfa podría haber sido ejecutada después. En cambio, el desarrollo de la segunda visita solo sirvió para provocar las sospechas británicas.

La nave fue descubierta mientras estaba anclada. El 19 de marzo un grupo de la Exploración Antártica británica llegó a puerto Leith, y allí descubrió al Bahía Buen Suceso descargando, con la bandera Argentina flameando. En la costa había 100 persona, instalándose, habían ocupado el refugio de la Exploración Antártica británica. Los observadores se acercaron al capitán Briatore para explicarle que su presencia era ilegal y que debían presentarse en Grytviken. Se le respondió que el desembarco había sido autorizado por la embajada británica en Buenos Aires. Después, los cuatros observadores comunicaron todo esto a King Edward Point, y desde allí, con cierta dificultad, se transmitió la información a Rex Hunt.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar